UXDE dot Net
quitar manchas de la ropa de maternidad

Consejos para lavar y quitar manchas de la ropa de maternidad

en

La noticia de la llegada de un bebé viene con muchas cosas nuevas para tener en cuenta, empezando por el propio cuerpo.

A medida que avanza el embarazo, notás cómo cambia y pronto necesitás nuevas prendas en tu guardarropa. Lejos de los jardineros de los ‘80 o vestidos estilo carpa, la ropa para embarazadas del siglo XXI puede ser tan canchera y cómoda como la que usas normalmente.

Entre tantas nuevas preocupaciones, tal vez el cuidado de la ropa de mamá no aparezca en tu lista de prioridades, pero es importante para que te dure más y en mejores condiciones. Seguí leyendo para aprender consejos sobre cómo lavar y quitar manchas de la ropa de maternidad. ¡Para más información sobre la remoción de manchas hacé click aquí!

Tip general

En general, la ropa de mamá necesita cuidados similares al resto de tus prendas, para lo cual basta con mirar las etiquetas, pero hay ciertos detalles especiales para tener en cuenta. En primer lugar, usá siempre un jabón suave e hipo alergénico, porque los cambios hormonales repercuten en la piel, que se pone más sensible y tiende a irritarse. En lo posible, secá la ropa al aire libre y al sol. Recordá utilizar bolsitas de lencería para la ropa interior, en particular los corpiños de amamantar.

Por otra parte, cuando decimos ropa de maternidad no solo hablamos de la ropa que usas en el embarazo, sino también durante el posparto y los primeros meses del bebé. En este tiempo aparecen un montón de nuevas manchas que pueden ser desconcertantes, a veces creadas por el bebé, pero muchas otras también por nuestros propios cuerpos, como el sangrado, la transpiración o la leche materna. Por suerte, ¡cada una de estas manchas puede tratarse fácilmente!

¿Cómo quitar manchas de la ropa de maternidad?

Leche materna

La lecha materna es el alimento ideal y más nutritivo para los bebés, aunque también es uno de los principales causantes de manchas en la ropa, tanto de la mamá como del niño.

Como tiene un alto contenido de lípidos, cuando se seca esta leche se aferra fácilmente a las prendas y no solo las mancha, sino que también les deja un olor desagradable. Es por eso que el primer consejo para limpiarla es la rapidez. Apenas termines de alimentar a tu bebé, enjuagá la mancha con agua tibia o fría para evitar que la leche se solidifique. Si la mancha no sale, frotá la zona con un jabón preferentemente neutro – o el clásico jabón blanco – y dejala en remojo sin enjuagar durante unos diez minutos. Después lavala normalmente en el lavarropas.

En el caso de las manchas secas, una buena solución es preparar una mezcla de agua tibia con una cucharadita de bicarbonato de sodio y remojar la prenda en este líquido por unos diez minutos antes de lavarla. Si la mancha es muy dura, podés probar formando una pasta con bicarbonato y jugo de limón y aplicándola directamente en la marca. Después dejá la prenda en remojo antes de meterla en el lavarropas.

Cuestión aparte son las manchas de calostro – la leche de las primeras horas – o las de leche que se mezcla con un poquito de sangre. En estos casos, sobre todo si se trata de prendas delicadas como corpiños o batas, un buen consejo es utilizar una mezcla de vinagre con bicarbonato de sodio sobre la mancha y luego remojar la prenda unos diez minutos con jabón blanco antes de lavarla normalmente.

Vómito

Otras de las clásicas manchas en la ropa de mamá son las del vómito del bebé. El principal problema de estas manchas es que se imprimen fácilmente en las telas y las impregnan con olor desagradable. Para eliminarlas, enjuagala rápido con agua tibia y aplicá un quitamanchas suave mezclado con media cucharadita de bicarbonato. Dejá actuar unos diez minutos y luego lavá la prenda en el lavarropas.

Sangre

Como se trata de marcas orgánicas formadas por proteínas, las manchas de sangre se adhieren a las telas fácilmente, sobre todo si se secan o intentan lavarse con agua caliente. La mejor opción para lidiar con ellas es lavarlas con agua fría antes de que sequen, tratando de removerlas de afuera hacia adentro para no expandirlas. También podés dejar la prenda en remojo en agua con sal (dos cucharadas por litro de agua) durante unos 15 minutos antes de llevarla al lavarropas.

Finalmente, si se trata de manchas muy rebeldes, el bicarbonato de sodio vuelve a ayudar. Aplicá una pasta de bicarbonato y agua directamente sobre la mancha y dejá actuar unos diez minutos antes de lavar la prenda. También podés utilizar un quitamanchas y dejar la tela en remojo antes del lavado.

¡Esperamos que estos tips te sean útiles para lavar tu ropa de maternidad y dejarla como nueva!


SUSCRIBITE AL PORTAL INGRESANDO TU EMAIL, RECIBIRAS NOVEDADES.

Tu e-mail (requerido)



Embarazadashoy, notas sobre el embarazo link