UXDE dot Net
La audición y el lenguaje del bebé

La audición y el lenguaje del bebé

en

El bebé, al abandonar el vientre materno, se sumerge en un mundo acústico por excelencia.

Oye desde el nacimiento y es sensible sobre todo a la voz humana. El bebé disfruta si le hablan o cantan. Puede responder a un sonido fuerte de distintas maneras: reacción de sobresalto, muecas faciales, parpadeo, movimientos corporales; callándose si está llorando o llorando si está callado. Puede detener el reflejo de succión o modificar su ritmo respiratorio y su frecuencia cardíaca.
El recién nacido mueve los ojos hacia el sonido. A los 3 meses gira la cabeza hacia el lugar donde oye. (esto se puede probar con un sonajero). Responde a sonidos suaves o susurros).

Los bebés escuchan, hablan y pronto comienzan a imitar.

Los que padecen trastornos auditivos, al no recibir los estímulos que se le dan suelen tener una deficiente vocalización y variación de los sonidos.
A partir de los 6 meses los bebés pueden imitar sonidos y a los 7 meses responden a su nombre. Les gusta jugar con objetos ruidosos, agitándolos enérgicamente, dejándolos caer al suelo para conocer el ruido que producen.

Cómo aprenden los niños a hablar?

Los bebés escuchan hablar a su alrededor y pronto empiezan a imitar, produciendo sonidos parecidos al lenguaje.
Además algo sucede cuando producen un sonido y eso los alienta a que produzcan más, obtienen refuerzo positivo y lo usan nuevamente.

Los primeros sonidos de “no llanto” que hacen los bebés ocurren cuando están contentos y consisten en arrullos, vocales largas y sonidos de gorgojeo. Hacia los seis meses los sonidos se hacen más cerrados, repetidos y frecuentes: este período se llama “barboteo”.

Existe también una relación entre la cantidad de juego madre-hijo y la cantidad de vocalización que realiza el niño.

Los bebés con trastornos auditivos comienzan a vocalizar al mismo tiempo que los bebés normales, pero al no recibir los estímulos auditivos suelen tener una deficiente vocalización y variación de sonidos.

El barboteo es primero una respuesta innata y posteriormente puede ser modificado por el estímulo ambiental. El barboteo no progresa si no hay una adecuada percepción de los propios sonidos y los de los padres al contestar.

Lenguaje pasivo” es el proceso de comprensión que permite a los bebés entender órdenes simples, como tocarse la nariz o traer la pelota, etc.

Entre los 9 y 12 meses conoce el significado de muchas palabras, incluyendo nombres de otros miembros de la familia y alrededor de los 10 meses emite la primera palabra y comienza la producción del lenguaje propio, denominado “lenguaje activo”.

Dra. Silvina Cuartas
Médica Pediatra M.N: 73.733
Face
Email doctoracuartas@gmail.com

SUSCRIBITE AL PORTAL INGRESANDO TU EMAIL, RECIBIRAS NOVEDADES.

Tu e-mail (requerido)



Semana del Prematuro link