> Nota

Los derechos de la embarazada

Los derechos de la embarazada

RUBROS DESTACADOS

Ropa Futura Mamá


Ecografías 3d-4D


Células Madre


Yoga Embarazo


Cunas



Regalos Nacimientos


Lenceria


 
 

> Registrate para recibir novedades
Registrate para recibir novedades e información

Suscribite a nuestro newsletter

> Cartelera
Cartelera de Actividades
Cartelera de Actividades
Todas las actividades y charlas que te interesan.
 
> Prevención Piel
Estrías durante el embarazo
Estrías durante el embarazo
Pueden tratarse y desaparecer?

Sumidos en la vorágine mediática de información, violencia, preocupaciones domesticas y económicas, falta de proyectos, etc., poco tiempo hay para reflexionar sobre el parto y el nacimiento, sobre el carácter fundacional en la aparición de un nuevo ser y en las implicancias emocionales y físicas para la madre y su nuevo hijo.

La técnica y la tecnología han sido y son utilizadas en muchas oportunidades como argumentos de intervención profesional, provocando una alteración en la trama vincular. Se transforma así, la instancia de embarazo y parto, en episodios en los que la perdida de individualidad, intimidad, sostén, escucha, dan lugar a una sucesión de rutinas e intervenciones médicas innecesarias y escasas veces decididas desde la reflexión y el respeto por el mundo afectivo de la embarazada.

Estas instancias esenciales en la vida de todo sujeto con las transformaciones profundas en la subjetividad y en especial en la subjetividad femenina, no suelen ser acompañadas con una estructura de asistencia y atención que valoricen especialmente los aspectos afectivos, vinculares, familiares y de compromiso de la sexualidad que envuelven al parto y al nacimiento.

El cuerpo de la mujer, caja de resonancia y ámbito de expresión de cambios y emociones suele ser sometido, maltratado, inmovilizado, domesticado en función de un parto conducido que exigirá quietud, silencio y obediencia.

Pensando en la violencia que comporta para la mujer algunas practicas asistenciales, desde el sentimiento de indiferencia que se instala en los encuentros con los profesionales hasta la percepción del abuso de algunas practicas; y considerando los ideales sociales sobre lo que "debe y no debe hacerse", es que elaboramos un decálogo de derechos de la embarazada. Dentro de ese consenso de habitual aceptación del maltrato como parte del proceso de tener un hijo, se destacan algunas mujeres que reconocen en su intimidad el abuso al que se someten.

Este malestar ha generado en nuestro país y en otros lugares dei mundo, alternativas y procedimientos que han sido definidos de múltiples maneras. Estos posibilitan eludir los condicionamientos que impiden a cada mujer asumir el rol protagónico y favorecen la reflexión acerca de como quieren parir y recibir al hijo.

El cuidado no esta solamente vinculado a la atención tecnológica, sino que lo esencial pasa por ese "cuerpo a cuerpo" de la relación entre la futura madre, el padre, y el equipo profesional que les brinda asistencia. Este decálogo de derechos intenta restablecer los conceptos de dignidad, respeto, continencia, placer, permisos, tolerancia.

Derecho a que no la consideren una enferma. Derecho a pedir la participación de su pareja. Derecho a tener miedo. Derecho a elegir. Derecho a sentirse dueña de su cuerpo. Derecho a no someterse a rutinas medicas innecesarias. Derecho a sentir placer y a sentir dolor. Derecho a expresarse según su necesidad. Derecho al vinculo inmediato con su hijo. Derecho al buen trato.(ver)

Dr. Carlos Burgo
Miembro de la Asociación Argentina de Obstetricia
y Ginecología Psicosomática