> Nota
Qué es importante saber sobre la fiebre?

RUBROS DESTACADOS

Ropa Futura Mamá


Ecografías 3d-4D


Células Madre


Yoga Embarazo


Cunas



Regalos Nacimientos


Lenceria


 

Fiebre
Qué es importante saber sobre la fiebre?

Sentimos temor ante este indicio que nos avisa que algo está pasando. Qué hacer?

La fiebre es la capacidad que tiene el organismo para aumentar la temperatura corporal y hacerse más resistente a la infección. Es un proceso fisiológico beneficioso para el organismo, dado que es un mecanismo para inhibir el crecimiento de virus o bacterias, o sea que juega un papel importante en la defensa del cuerpo.

Durante la fiebre aumenta la producción de anticuerpos, se activan los glóbulos blancos cuya función es defender al organismo y disminuye el crecimiento de bacterias.
Es importante tener en cuenta que la intensidad o altura de la fiebre no tienen relación con la gravedad de la enfermedad. También es común que la fiebre reaparezca luego de 6 u 8 horas cuando desaparece el efecto de la medicación. Si bien es muy común el temor de los padres por la fiebre, no es peligrosa, simplemente hay que investigar qué está pasando. No daña el sistema nervioso de los niños, ni puede ascender sin límites.

La fiebre puede presentarse de tres formas:

• Febrícula (entre 37 y 37,7 C ) con ligero cansancio y palidez.
• Síndrome febril incompleto: fiebre estable, sin escalofríos, con o sin dolores musculares leves.
• Síndrome febril completo (más de 38,5 C ) con escalofríos de mayor o menor intensidad, cansancio, decaimiento, inapetencia marcada, dolores musculares y cefalea.
Se debe recordar que la fiebre no daña al organismo, sino que los defiende de la infección. El único riesgo de la fiebre elevada, es la convulsión febril que puede producirse en menores de 2 años de vida, durante el primer día de fiebre, en niños con antecedentes familiares de convulsiones febriles. Y que la principal medida de prevención es el manejo adecuado de la fiebre.

¿ Qué es más nocivo para el niño, la fiebre o las medidas antitérmicas ?
Es importante tener en cuenta que la fiebre es un síntoma que no hay que combatir a toda costa, porque es un mecanismo de defensa del cuerpo para combatir la infección, que permite activar muchos mecanismos de defensa inmunológica.
Bajar la fiebre es parte del tratamiento sintomático y contribuye a que el paciente se sienta mejor. No es conveniente utilizar "aspirina" (ácido acetil-salicílico) porque si se usa regularmente cada 6 horas se corre el riesgo de que se acumule en sangre y a su vez su acumulación provoca más fiebre, generando un círculo vicioso.

Consideraciones sobre el uso de Antitérmicos
• Utilizarlos con temperaturas superiores a 37,5 C  
• Respetar el intervalo de administración de 6 horas como mínimo. Sólo repetirlo, si pasadas las 6 horas el niño tiene fiebre. No usarlo regularmente sin tener en cuenta la presencia de fiebre, para conocer la evolución del cuadro.
• Es muy importante conocer los riesgos de la medicación antitérmica y no abusar de ella.
• No se debe pretender bajar la fiebre sólo con medicación, mientras el niño sigue abrigado o en un ambiente demasiado caluroso o calefaccionado. Se debe mantener al niño con ropa liviana y holgada.

¿ Cómo debe ser el baño para bajar la fiebre ?
• Están totalmente contraindicados los baños con agua helada o ir enfriando el baño agregando agua fría, dado que esto provoca "vasoconstricción", que eleva aún más la temperatura corporal.
El baño o ducha debe realizarse con agua tibia, de este modo el calor pasa del cuerpo (con temperatura elevada) al agua (con temperatura ligeramente inferior) descendiendo la temperatura. La duración del baño es variable, porque el niño deberá ser retirado del agua cuando empiece a manifestar sensación de frío (o sea, palidez, escalofríos o castañeteo de dientes, etc.)

• Es muy importante no insistir con la agresividad de los medios físicos como los paños fríos, dado que la fiebre en sí misma ayuda al niño a limitar la infección activado los mecanismos de defensa del cuerpo, simplemente se debe tratar de aliviar el malestar general que produce la fiebre muy elevada y esto se consigue disminuyendo un grado o un grado y medio la temperatura inicial. Es importante tener esto en cuenta, dado que muchas veces, según la temperatura inicial, no se conseguirá descender totalmente la temperatura por debajo de los 37 C  (a pesar del uso del antitérmico y del baño tibio)

Consideraciones generales y conclusiones:
• Si el niño siente mucho malestar, cefalea intensa y la fiebre no ha bajado de los 38, 1 C   a las cuatro horas del primer antitérmico utilizado, se podrá asociar un segundo antitérmico distinto del anterior. Ej: paracetamol. No es conveniente utilizar dos anitérmicos combinados entre sí cada 3 ó 4 horas, con regularidad. Es preferible mantener al niño con una temperatura inferior a 38 C  con baños tibios repetidos y ropa liviana.
• Si el paciente presenta escalofríos pide y debe ser abrigado, esto interrumpe el escalofrío, que consiste en contracciones involuntarias y repetidas músculo-esqueléticas para provocar calor.
• Cuando un niño está febril y es obligado a comer o se toma una mamadera más por sed que por hambre, es frecuente que vomite copiosamente. Es importante alimentarlo cuando se haya logrado disminuir la temperatura elevada, despreocuparse por la inapetencia durante la enfermedad, aligerar la comida, no dar alimentos sólidos por unas horas, diluir la leche y ofrecer abundantes líquidos azucarados.
• Es bastante común que la fiebre provoque cefalea y constipación o retención de materia fecal (no dar laxantes)
• No utilizar fomentos o paños con alcohol o vinagre.
• Nunca dejar al niño solo mientras se controla la temperatura.
• Ante el primer pico febril es necesario poner en práctica las medidas mencionadas y ver como sigue la curva febril. El niño no se curará antes por consultar ni bien aparece el primer pico de fiebre. Además la mayoría de las veces no hay signos suficientes para hacer un diagnóstico.
• La fiebre en un 70 % de los casos responde a cuadros virales, que son procesos "autolimitados" o sea que la fiebre desaparecerá sin necesidad de usar antibióticos en 48 a 72 horas, porque el cuerpo pone en marcha sus sistemas de defensa.

ESTREPTOCOCO B

Una bacteria que puede provocar serios problemas puede prevenirse, si convierten en ley un sencillo estudio para que se realicen todas las embarazadas.

Los diputados de la Comisión de Salud de la Nación aprobaron el proyecto de ley para hacer obligatorio el estudio consistente en el hisopado para prevenir el Estreptococo Grupo B.

A mediados de noviembre la Comisión de Familia de la Nación con la mayoría necesaria también lo aprobó. Queda por esperar el dictamen final y pasaría al recinto para convertirse en ley nacional.

El estudio ya es ogligatorio en la Ciudad de Buenos Aires (ley 2026), Provincia de Buenos Aires (Ley 13382), Río Negro (Ley 4042) y San Juan (Ley 7747) y consiste en un hisopado que debe realizarse entre las semanas 35 y 38 de embarazo, para detectar la presencia de la bacteria.

En caso de dar positivo, en el momento del parto se administra un antibiótico con el cual se evita que el recién nacido sea contagiado.

El Estreptococo del grupo B es una bacteria que puede encontrarse en el aparato digestivo de cualquier ser humano.

La mujer embarazada también puede tenerla y no haber presentado ningún síntoma, entonces cuando el bebé nace, ya sea por parto natural o cesárea, puede contagiarse y contraer enfermedades severas, con una mortalidad del 20% en los bebés infectados, o dejarle secuelas irreparables, tales como infección generalizada por vía sanguínea, neumonía o meningitis, entre otras afecciones.

Gabriela Nicolari
Periodista