> Nota
El baño del bebé

RUBROS DESTACADOS

Ropa Futura Mamá


Ecografías 3d-4D


Células Madre


Yoga Embarazo


Cunas



Regalos Nacimientos


Lenceria



> Registrate para recibir novedades
Registrate para recibir novedades e información

Suscribite a nuestro newsletter

> Cartelera
Cartelera de Actividades
Cartelera de Actividades
Todas las actividades y charlas que te interesan.
 
> Prevención Piel
Estrías durante el embarazo
Estrías durante el embarazo
Pueden tratarse y desaparecer?

El primer baño del bebé es una experiencia maravillosa... pero, ¿por dónde empezar? ¿Qué detalles se deben tener en cuenta para que la hora del baño sea un rato placentero para vivir en familia?

Pasadas 48 horas de la caída del cordón umbilical ya se puede bañar al bebé. Dicha caída se produce alrededor de los 7 días pasados del nacimiento del bebé. Si el bebé permanece sin bañarse entre 10 y 15 días no existe ningún problema. Si se desea, antes de la caída, lo que se pueden realizar son baños de esponja, humedeciendo la misma y refrescando con ella el cuerpito del bebé.
Bañar al bebé puede ser una experiencia maravillosa para los papás y para el niño. Hay bebés que disfrutan desde el primer baño y otros que lloran porque indudablemente es algo nuevo, y no todos son iguales y sienten las mismas sensaciones. Les puede incomodar estar desnudos y que los estén mojando. Si ocurriese esta última situación, les recomiendo colocarle una batita finita de algodón o envolverlos en un pañal de gasa durante los primeros baños, y luego, de a poco se le va retirando este accesorio.

PREPARACION
El ambiente debe estar con una temperatura agradable, cálido sin llegar a ser caluroso.
La bañaderita debe ser cómoda, donde el bebé pueda entrar completamente. Debe estar apoyada sobre una superficie dura y segura, para que no vaya a resbalarse.
Se debe tener en cuenta la altura en que quedará, para que no exija una postura incómoda, muy encorvada, para la persona que bañará al bebé.

Se puede colocar la bañera sobre la bacha de lavarse las manos, la mesada de la cocina o la mesa, siempre que resulte un lugar seguro.
Se deben tener a mano todos los elementos indispensables para el baño:
• Jabón neutro, sin perfume (preferentemente de glicerina o coco)
• Toallón suave
• Pañal limpio
• La ropita limpia que se le pondrá al bebé

Manos a la obra:
Una vez que la bañaderita contiene el agua limpia, tibia, a una temperatura entre los 35¼C y los 37¼C, sosteniendo al bebé ya sin ropitas, comenzamos a introducir sus piernitas en el agua.

Lo importante es hacerlo lentamente para que el bebé vaya tomando confianza con el agua y regulando su temperatura. Cuando el bebé ya tiene su cuerpito dentro del agua, comenzamos sin soltarlo a higienizárselo con el jabón neutro, dejando para último momento la cabecita. No hay que preocuparse por la parte blanda del cráneo, que en realidad por dentro es dura y no sufrirá daño alguno.
Al finalizar el baño, se toma el toallón y se envuelve al bebé en el mismo.
El bebé debe sentirse seguro, cómodo, protegido, mimado y querido en todo momento. Es muy bueno hablarle o cantarle mientras se lleva a cabo todo este proceso.
Se le coloca el pañal y la ropita limpia que se ha dejado preparada.

• Dra. Marisa Gandsas
Médica pediatra