> Nota
Depresión post-parto
Depresión post-parto


¿Todas las mujeres la sufren? ¿Cuáles son los motivos? ¿Cómo se manifiesta? ¿Qué duración tiene? ¿Cómo se la puede prevenir?

Después de nueve meses de espera, tu sueño hecho realidad: tu bebé está en tus brazos. Dejás la clínica y vuelven al hogar. Todo ha salido bien, ser madre te hace feliz… y sin embargo experimentás sensaciones que te confunden: tristeza, miedo, angustia. ¿Es normal?
Sí, se considera que todas las mujeres experimentan "depresión puerperal", aunque no todas la manifiestan de la misma forma o con la misma intensidad. Saber de antemano qué es, cómo te puedes llegar a sentir y cuáles pueden ser las causas, te ayudará a manejarla mejor si aparece.


La depresión post-parto es una depresión temporaria relacionada con el embarazo y generalmente aparece entre la segunda y octava semana después del alumbramiento. Los síntomas de la depresión, la cual puede durar desde semanas hasta un año, pueden ser muy intensos y aterradores. La mujer inclusive puede llegar a sentir que no puede hacerse cargo de la criatura o demasiado avergonzada como para hablar de estos sentimientos con su pareja.


Sin embargo, es bueno que compartas esta información con tu pareja, pues él también estará experimentando muchas emociones encontradas y si desconoce el origen de tu tristeza, se le hará difícil comprenderte y contenerte.


Al igual que los cambios durante el embarazo, la respuesta física y emocional de una mujer después del parto, puede ser muy diferente a la de otra; de hecho puede variar de un embarazo a otro en una misma mujer. Lo ideal es que consultes con tu médico, para asegurarte que tus emociones están dentro de los parámetros normales o si necesitás ayuda profesional.


Las mujeres que tienen mayores probabilidades de padecer esta enfermedad son aquellas que cuentan con un historial clínico de depresión o ansiedad o que han padecido de depresión posparto en otro embarazo.


Los factores que incrementan estos riesgos son los siguientes:

• Un historial clínico de síndrome premenstrual
• Tener un bebé con problemas físicos o de conducta
• Un acontecimiento estresante como ser la muerte de un ser querido, separación, mudanza, etc.
• Falta de apoyo emocional y baja autoestima
• Expectativas poco realistas con respecto a las responsabilidades maternales
• Imposibilidad de dormir suficientes horas
• Depresión o ansiedad durante el embarazo
• Un embarazo largo o difícil
• Un embarazo no deseado
Los síntomas que la mujer puede experimentar son:
• Incapacidad de dormir o dormir mucho aunque el bebé esté despierto
• Cambios en el apetito
• Preocupación extrema o falta de preocupación por el bebé
• Sentirse incapaz de cuidar de su hijo o de quererlo
• Hiperventilación (falta de aire)
• Tristeza o ganas de llorar en forma constante
• Ira hacia el bebé, su esposo o familia
• Ansiedad y ataques de pánico
• Tristeza, sentimientos de
desesperanza
• Pérdida de la memoria, falta de concentración
• Temor de dañar al bebé
• Sentimientos de culpa y
desvalorización
• Temor de dañarse a sí misma
• Falta de interés en las relaciones sexuales
• Sentimientos de confusión
• Letargo o fatiga excesiva
• Cambios de humor
Tratamiento


Muchos profesionales de la salud consideran que los cambios hormonales que se producen durante el embarazo y luego, después del parto, son los responsables de esta enfermedad. El estrógeno y la progesterona, las hormonas reproductivas femeninas, aumentan considerablemente durante la gestación y luego disminuyen de la misma manera después del parto; estos cambios aparentemente son los que dan lugar a la depresión posparto. Cuanto antes se detecta la depresión posparto, más fácil resulta sobrellevarla y recuperarse. Es importante recurrir a un profesional en la materia y no tratar de resolver todo sola. La psicoterapia también se prescribe comúnmente para combatir este desorden emocional. Tu doctor posiblemente te refiera a un psicólogo que se especialice en depresión posparto. El terapeuta puede brindarte apoyo emocional y ayudarte a comprender tus síntomas.


Existen además, grupos de apoyo donde se reúnen las madres para conversar sobre su depresión y compartir experiencias. Estos grupos están por lo general encabezados por un terapeuta que dirige las charlas y brinda consejos y asesoramiento. Según los médicos, también es importante que la mujer retome su rutina habitual cuanto antes: que salga, frecuente familiares, amigos y si es posible, que haga ejercicio físico.

Prevención
La depresión post-parto se puede prevenir evitando expectativas poco realistas con respecto a cómo será la vida cotidiana una vez que haya nacido el bebé. Hablar con otras mujeres embarazadas o mamás primerizas también constituye una buena fuente de apoyo emocional, al igual que recurrir a amigos y familiares, limitar las visitas cuando nace el bebé ya que estas pueden causar un gran agotamiento. No tratar, apenas pasado el nacimiento, querer hacer todo lo que hacía antes y limitarse solamente a las tareas que el bebé le permite día tras día.

• Lic. Amalia Novatti
Psicóloga